Adviento | Preparándonos a acoger al Dios que viene (1)

La espera prometida

Ianire Angulo (izq) a punto de comenzar su primera meditación introductoria del tiempo del Adviento que subtituló, con las palabras del salmo 80, «Ven a visitar tu viña«. Tras introducir el tema refiriéndose a la oportunidad de esta reflexión, cuando cada vez más y cada vez antes las ciudades se apresuran para celebrar la fiesta de Navidad, se refirió al sentido que en el Antiguo Testamento se da a la palabra «visita», cuando se aplica a la de Dios, para convertirla en sinónimo de salvación. Concretó estos significados con la visita de Dios a Sara (Génesis) y con la visita de Dios a su pueblo en Egipto (Éxodo), cuando elige a Moisés para realizar por su medio la liberación de Israel. Ianire reflexionó para extraer interesantes y estimulantes conclusiones de ambos textos.